domingo, 29 de junio de 2008

PUNTA BLANCA

Abre las ventanas a la vista maravillosa
Donde el paisaje cautiva como una mujer hermosa
Sol radiante que ilumina el mar inmenso
Con un espectador que lleva siglos viéndolos
Arena caliente, blanca y silenciosa
Testigo fiel que inmortaliza esta obra
Mano celestial que toco este rinconcito
Prueba eminente de que existe mi Dios querido
Roza la piel de un mortal aquella brisa suave
Agua cristalina que sumerge los caminos indomables
Cielo que se pierde en el celeste de la inmensidad
Recuerdos de una playa que viven en la inmortalidad
Palmeras que danzan al ritmo de la tarde
Ritual de bienvenida a un nuevo visitante
Sol que se apaga en los brazos de un romance
Fuego que se disipa de una pasión tolerante
Llega la luna vestida de novia
Para quedarse a disfrutar de su luna de miel tórrida
Cautívame con tu belleza de un amanecer exótico
Punta Blanca atrápame con un amor lejos de lo gótico

No hay comentarios: