sábado, 8 de marzo de 2008

Guayaquil

Cuidad que enamora al extraño
que lo vuelve conocido y lo termina guayaco
De calido clima y abundante paisaje
de un manso Rio que te envuelve sin detalles
Malecòn de los delirios y caminatas infinitas
que terminan en Las Peñas, antigua que cautiva
Hermoso de admirar el celeste de tu cielo
Bien comodo y sentado lo mtenemos observandote a Olmedo
Corazones de madera que laten al guerrero
Perla del Pacifico, Perla del Guayaquileño
Tus calles son arterias donde corre sangre Huancavilca
y en el aire se respira el orgullo de pertenecer a esta tierra prometida

Latidos Silenciosos

Cuentame que ves en tus sueños
si hay espacio para un mortal con sentimiento
enseñame un poco tu sendero
llevame a pasear por los caminos inquietos
haz las cosas sin pensar mucho
mejor no lo pienses e invitame a tu mundo
acelera a fondo los latidos silenciosos
dejame gritar hasta quedar ronco
robame los suspirsos hasta ahogarme
y luego devuelveme la vida con un beso muy suave