viernes, 2 de enero de 2009

Musa

Te encuentro interesante sentada tan sola
En el jardín de un patio que no tiene memoria
Mira la noche de estrellas que danzan con la luna llena
Que van adornando tu cabellera frondosa color miel de abeja
Eres musa que te robas mis líneas inventadas de poemas eróticos
Que desvías mi atención de cualquier actividad hasta volverme caótico
Es tu cuello ligero el que quiero morder sin permiso de los Dioses
No importa el castigo del que seré objeto por el hecho de cumplir mis pasiones
Es que tu escote seduce mis palabras tímidas cohibiendo mis deseos
Pero me la juego por el placer de saborear uno de tus violentos besos
Aprovecha que soy un regalado para que tus manos dibujen en mi piel
Ven acuéstate sobre mi para sentir tus senos firmes y probar mi frágil Fe
Brillas ante mis ojos estupefactos de tanta belleza sencilla sin poses de reina
La gran pregunta es por que el destino te sentó junto a mí sin que yo me lo merezca.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No importa el castigo del que seré objeto por el hecho de ser tu musa por un momento eterno.