domingo, 23 de agosto de 2009

A buen recaudo

Que tal si tus manos humectan un poco mi piel reseca
Que tus labios dejen probar agua pura de tu fuente fresca
Hidrátame sin compromiso para volverte indispensable
No aguanto este desierto con temperaturas desagradables
Dame de beber de tu oasis corporal que ahuyenta la locura
Me voy evaporando en este infierno que derrite mi ternura
Se acaba la frescura que tu compañía inyectaba a mí ser
Voy muriendo de a poco sino te decides en volver
No me dejes enterrar las ilusiones falsas que forme contigo
Demuéstrame que fue un tropiezo pero que no todo esta perdido
No tengo planes de morir esta noche de cielo estrellado
Estoy convencido que tu desprecio se transformara en mi aliado
Comprendo que el coraje no te deja pensar de manera correcta
Pero eso no significa que podemos negociar de manera discreta
Tómame de la mano para que me saques de esta corriente mortal
Ponme a buen recaudo que como te gusta es obvio que te sabre pagar.

No hay comentarios: