lunes, 8 de marzo de 2010

Mujer

Al despertar abrí mis ojos como todos los días
Me asome a la ventana porque no entendía
Era una hermosa mañana como ninguna otra
El sol radiante hizo desaparecer cualquier sombra
Comprendí inmediato la razón de este momento ejemplar
Se debe a que celebramos una fecha muy particular
Festeja mujer bella que te mereces más que un regalo
Para ti todos los cuidados de parte de nosotros tus esclavos
Caemos rendidos siempre a sus pies por su integridad
Queremos ofrecerle más cariño para engrandecer su felicidad
Mueven el mundo con su fortaleza que es digna de resaltar
Son todas unas maravillas que no debemos descuidar.

No hay comentarios: