viernes, 9 de abril de 2010

Mi último adiós (En memoria a Wachito)

Se apago la luz de tu contagiante sonrisa
Ahora estas junto a Dios quien te regocija
Te has marchado pronto al eterno paraíso
En nuestras vidas queda un inmenso vacío
Quien como tu, con aquel don de buena gente
Te vamos a extrañar demasiado definitivamente
Tengo muchos recuerdos para no olvidarte jamás
Y con esa fortaleza te vi luchando hasta el final
Nos duele tu partida porque eres irremplazable
A pesar de las adversidades nunca desmayaste
Se esfumó tu infinita alegría que nos apasionaba
Era una lección de vida que a todos motivaba
El viento sopla lento en este silencio que nos embarga
Quiero regalarte mi último adiós amigo del alma.

No hay comentarios: