lunes, 30 de mayo de 2011

Montañita

La fuerza del viento refrescaba la calle peatonal
Donde los cuerpos danzantes, interactuaban con el flash
El fuego era parte de este corto documental
Los malabaristas hacían piruetas sin titubear
La noche esta amena, la música un poco dispareja
Se escucha salsa, merengue, regeton, bachatera
Los adoquines ya no son improvisados testigos
Tienen años que contemplan mujeres con vicios
Hay algo extraño en esta estadía nocturna que se repite
Que gusta, que distrae, que cohíbe, que me sigue
Los tambores retumban en aquella comunidad
Son seres mágicos con un pasado ancestral
El mar saluda a pocas cuadras haciéndose notar
Esta es Montañita me dice, alentándome a invitar…

5 comentarios:

Carmen Silza dijo...

Bonita charanga,al son de los tambores...Besos Edu

MAR dijo...

....
mar

Anónimo dijo...

Montañita... Donde confirmamos que nuestro destino iba a ser el uno junto al otro...
Te amo

efa dijo...

volveré seguido a leer tu lírica, definitivamente.
Salud

SIL dijo...

Terminás de describir un momento mágico, no menos que ese lugar.


Un abrazo

SIL