martes, 28 de junio de 2011

Nèctar

Has visto cuando las hojas caen de los árboles
Así con miedo me precipito al abismo con tu desaire
Cansado de tus plantones ya no resisto el maltrato
Si fuera jardín me hubiera secado hace mucho rato
Me abstengo de perder la sonrisa que siempre contagia
Sé que tengo una oportunidad lejos de tus patrañas
Estoy convencido que hay néctar en otras flores frescas
Que puedo bebérmelo llenando de vida mis arterias
Donde los cactus no tienen espinas en forma de lágrimas
Ahí donde cada mujer es un compendio de flora que mata
Déjame acecharte con el polen a tus entrañas naturales
Encontrarme con ese tumulto de experiencias inobjetables
Puede ser que encontré el paraíso en unos nuevos brazos
Ayer lloraba, justo cuando el sol moría en el ocaso.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me sorprenden los sentimientos expresados. No sé si es un planteamiento masculino pero como mujer, en una situación de desaire y desplantes, de momento, soy incapaz de volver la esquina, de convencerme de la existencia de otro néctar esperándome. ¡¡A mí!!
Me lamo las heridas y me hundo en la desdicha.
O puede que expreses ya un segundo momento, cuando el bendito tiempo te arrulla y te consuela con su indiferencia y eres capaz, por fin, de levantarte y decir “que te jodan” ya que pienso cultivar de nuevo mi jardín y al florecer recogeré otro néctar más dulce. Freyya

Gladys dijo...

Un hermoso poema querido amigo bello sentir de poeta.
Besos que tengas una linda semana.

Fabiola dijo...

es un placer leerte... De este lado las cosas andan igual. Un beso!

Carmen Silza dijo...

Seguro que si,el aíre está lleno de amores lindos,cuando una flor no desprende su aroma hacia uno,hay que buscar otra linda flor,un placer leerte amigo...Saludos