miércoles, 17 de agosto de 2011

Perdiendo la compostura

Parece que fuera ayer cuando disfrutaba de tu cuello sin restricciones
Mientras bajaba mi cabeza llegando a tus senos, pero nunca a tus pezones
Sentados en tu sofá, perdiendo la compostura, acuerdate que diabluras
Tus piernas perfectas, tu falda no se para que la llevas puesta, una tortura
Mucha ropa para un cuerpo demencial, quería quitarte cada prenda y verte bailar
Suave como tu sola, única entre tantas rosas, no te quiero desperdiciar
Hubiéramos utilizado tu alfombra o tal vez el balcón donde la huida no era una alternativa
Estando cerca tu integridad peligra, mis manos se inquietan enseguida, deliciosa y atrevida
He visto tu cama tendida y arreglada, que te parece si empezamos pronto a usarla
Me pierdo en tu boca bárbara, pero con la frescura de tus labios no me basta
Quiero tu sexo, tus gritos, tu jadeo, tu sudor, tus uñas en mi espalda, tus orgasmos
Te quiero encima, abajo, en la mesa del comedor, de la sala, en la ducha y por ultimo en tu cuarto.

2 comentarios:

V de Tierra dijo...

No es malo quererlo todo!! Quien pide poco, es un loco!!

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Pasión desbordante, a flor de piel, lindo entregar y recibir todo por amor.

Abrazos Edu y Lindo Fin de semana!!!

Diana