lunes, 5 de diciembre de 2011

Amante vitalicio

Por que entrar en burdos detalles de tu historia radioactiva
Cuando lo que nos inquieta es la fortaleza de tu geografía
Conquistar aquellos lares sin dueños, valles de frenesí
Olor a rosa silvestre, el pasto mojado, sin principio ni fin
La tonalidad de tu frescura enaltece la locura de mi hombría
No descansare hasta atrapar la cualidad que te hace la preferida
Calma mi apetito, mujer con vestidura de abundante enigma
De molduras que no perdonan la cordura, eres tu una excesiva
La que hurta mis suspiros, desvariando en un mar de obscenidad
Víctima de tu picardía, tu advertencia solo me provoca continuar
Quiero respirar a través de tu piel, ser tu amante vitalicio
Concédele el honor a este plebeyo que por ti perdió el juicio

No hay comentarios: