sábado, 22 de septiembre de 2012

En tus sabanas

La puerta de la indecencia permanecía a esa hora abierta
Usted dormida esperando ser víctima de mis ocurrencias
Tu cuerpo limpio, alérgico a la ropa reposa impaciente
En tus sábanas habías escrito “apágame el incendio urgente”
El deseo es el mismo en la claridad como en la tiniebla
Pero dejemos que la luz sea testigo de mis valientes ideas
Toco lo que no es mío, es fuego lo que llevas en tu piel
Sigues ausente del momento, pero tu alma se llena de placer
No despiertes hasta que imagines el sueño más húmedo
Mientras tomo mi tiempo perdido en tu pecho robusto
Me llevo el sabor picante de tus bajas pasiones nocturnas
Así como sin despedirme, me retiro lento de tus conjeturas.

4 comentarios:

Gladys dijo...

Hoooooooo, me pareció un poco triste esa hora de la indecencia, no debería existir, solo sexo, eso suena indecente, pero si es amor de verdad es sublime dulce angelical, ya recordé tus poemas amigo muy pasionales intensos.

Besos feliz inicio de semana.

Gladys dijo...

Gracias amigo por sacar la verificación de la palabra ahora si que da gusto comentar jajaja así de fácil.

MAR dijo...

y...

maría susana dall occhio dijo...

excelente!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!simepre que vaya como creo acompañado del amor
amigo vuelvo a seguirte tuve problemas con mi blog de poemas meverás primera y alli tendrás los dos enlaces oforode pro y el de poemas que tú siempre has visitado un beso y me encantó leerte!!