miércoles, 10 de octubre de 2012

No hay consuelo ni silueta


Son las luces que recorren las arterias a pesar del peligro
Mirando atento si el reflejo de tu imagen se proyecta indebido
Las bocinas no son concierto pero el abuso es abrumador
Los pasos son ciegos porque nadie quiere mirar el corazón
Transeúnte valiente que se escabulle por la solitaria vereda
La vecindad lleva años acostumbrada, aquí nadie te respeta
Es una carrera sistemática donde el desorden premia la astucia
El sabido es tan vivo como criolla su ignorancia, que angustia
Se ha evaporado el concreto pero sobra el asfalto para bailar
Muévete al ritmo imaginario, llego la hora de improvisar
Sincroniza los semáforos para que acompañen tu destreza
Aunque la soledad abrace el elefante blanco que te mira de cerca
Vuelvo a mirar por la ventana, no hay consuelo ni silueta
Se le han acabado los días a mi calendario, muero de tristeza.

1 comentario:

Gladys dijo...

Hola amigo muy hermoso y nostálgico poema ¡no mueras de tristeza! vale, hay que seguir aunque cueste y la soledad te atrape.

Besos amigo que tengas un lindo fin de semana.