jueves, 6 de diciembre de 2012

El problema

Eres alucinante aun con la ropa puesta y la luz prendida
No hay atardecer que te opaque, que te tome desprevenida
Mas para la salvedad del infortunio nunca existió cabida
Siendo la recompensa siempre la virtud que te hizo sencilla
Miro lo que está a mi alcance, para lo demás eres mi guía
Quiero pedirte algo inapropiado, no te sientas ofendida
La necesidad dibuja el placer que precoz examina el pudor
Estas manos siempre fueron inquietas, autoriza su labor
Siempre tú, la protagonista de todos mis insomnios estelares
La que demarcas mi jurisdicción al portarnos como animales
Aquella ansiosa vertiginosa que no admite margen de error
El problema es que ando enamorado, lástima que no tiene solución.

1 comentario:

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Menudo problema estar enamorad@, el mayor impedimento para voltear hacia otro lado.

Genial!