miércoles, 23 de enero de 2013

Sensualidad auditiva

Hoy dedícate a mis orejas, vamos juguetea
Entra en confianza, sin ser tímida muérdelas
Que sea tu lengua la que pasea y sorprenda
No hay secretos, ni confesiones, solo destreza
Hay efectos que erizaron al borde del infarto
Incertidumbre en zonas erógenas, mucho tacto
Respiras muy cerca, tu suspiro me tiene alerta
Besos diminutos, con dedicatoria que corteja
Me despistas, pierdo el norte, desequilibrado
Hay exageración, me excito, quedo atolondrado
Vuelve a morder, no te despidas, aleja lo cohibida
Digno de aplaudir tu despiadada sensualidad auditiva.

1 comentario:

doramas de luis dijo...

Desde luego, qué bueno celebrar que conoces que la poesía y la música son hermanas; las alas de un mismo vuelo.


Saludos. Buen sábado.