miércoles, 27 de marzo de 2013

Sin autorización

Puedo susurrar tu nombre sin autorización
Mecerme en tu deseo, pronunciar amor
Persistir hasta domarte, rendirme a tus pies
Declarar mi impotencia por volverte a tener
Prometo estremecer la frialdad que te envuelve
Acalorar todo territorio que se ponga rebelde
Permito que tus manos hagan polvo mi orgullo
Sé que mi cuerpo no le es indiferente al tuyo
Pleitesía hasta que logre patentar tus besos
Conquistando tu arrogancia utilizando mis métodos
Bríndame la esperanza por llevarme tu textura
En mi cama no hay espacio para esas conjeturas.

1 comentario:

Carmen Silza dijo...

Por lo menos Edu, podemos susurrar su nombre sin su autorización.Besos de Pascua.