martes, 23 de abril de 2013

Adiós a la discordia


Encuentro en la ironía el precio de tu desprecio
Pero ponemos la otra mejilla, soy un caballero
No todo fue odio, antes el encanto fue arrollador
Tus puñaladas eran besos, tu desencanto era amor
Los gritos no eran de insultos, sino de riguroso placer
Tus cachetadas eran caricias, melancolía por esa mujer
Esquivo con habilidad porque secuestraron la gratitud
Una sonrisa para regalar, llévate sobretodo mi virtud
Que el viento haga el trabajo sucio, adiós a la discordia
Libera esa insensibilidad, sugiero que pierdas la memoria
Estrecha tu mano con la mía, hagamos un pacto festivo
Limemos nuestras asperezas, que el presente sea divertido

1 comentario:

Gladys dijo...

Que así sea amigo espero limen todas las asperezas y le sigas escribiendo tus preciosos versos un gran placer leerte como siempre.

Cariños feliz semana.