lunes, 23 de septiembre de 2013

El romance eminente

Quiero perder la mirada en la inmensidad de este mar
Donde mis tentaciones naufraguen hasta desvariar
Poder inventar historias que no trate de esquivar
Ojala las olas sean tus caricias, no me dejes ahogar
Del tamaño de un océano es la medida de tu amor
Me lo has confesado, no hay margen para el error
Deseo que la marea nos conduzca a cualquier orilla
Que la playa nos albergue con una cálida sonrisa
La invitación está hecha, el recorrido es una sorpresa
Mejor si nos perdemos, que nadie ubique nuestra fiesta
Pienso en esos atardeceres propuestos con caída del sol
El romance eminente , todo viene con toque seductor

1 comentario:

Gladys dijo...

Bello como todo lo que publicas.

Besos gran poeta feliz semana.