jueves, 30 de enero de 2014

Ayampe

Se viene a mi mente una localidad llena de encanto
Un pedazo de la naturaleza que por el mar es mojado
Donde se suscito una historia de romance autentico
En este sector colorido conocido como los cinco cerros
Dos seres se amaron sin restricciones, la playa observando
La tranquilidad de un pueblo, inmortalizo flagrante acto
No solo nuestras huellas quedaron perenne en la fina arena
Muchos de los suspiros se radicaron en la Ayampe eterna
A la luz del sol nos cortejamos, durante la noche pecamos
Lejos absolutamente de todos, el ritual se fue consumando
La ruta del Spondylus ha sido bondadosa, testigo singular
Nos abrazo tajante y nos condujo a esta comuna espectacular

No hay comentarios: