martes, 14 de enero de 2014

Desnuda en mi oceano

Tengo suerte al tener una playa interminable
Para poder caminar de la mano hasta tarde
Donde la brisa sople como viento en popa
Para iniciar todos los rituales que te provocan
Siempre te preferi desnuda en mi oceano
Mis manos nunca fueron esquivas para tus senos
Pero tampoco mis besos se negaron interactuar
Como testigo las olas aplaudian todo acto a rabiar
Al final con el atardecer el amor se hacia con acierto
Como olvidar las ilustres frases que causaron revuelo
De vuelta todas las anecdotas camino a la hamaca
Terminamos estrellando el cielo, muchas gracias

1 comentario:

Gladys dijo...

Que suerte la tuya, eres increíble, gracias por compartir tu sentir.