martes, 11 de febrero de 2014

Solo se aman los valientes

Adoro aquellas noches de lujuria, interminables
La vida afuera es estática, casa adentro salvaje
El movimiento es constante, hasta el cansancio
La sonrisa eterna, cuantos recuerdos nos llevamos
Esas escapadas donde hacíamos de fugitivos
Llegábamos hasta donde desaparecían los caminos
Inventábamos historias picaras, todo incluido
El encaje era negro, pero desnuda llovían suspiros
Nunca existió el miedo, solo se aman los valientes
El amor siempre se hizo, el coito ritual contundente
Mi memoria es un culto a tu entrega desprendida
Estoy enamorado, siempre lo estuve de ti querida

No hay comentarios: