domingo, 20 de abril de 2014

El ventanal

El rincón permanece intacto, frió y solitario
Ajeno a las emociones, ausente y estrafalario
Pero tu visita le da fuerza, impulso peligroso
El ambiente toma vida, el sofá se pone cómodo
Las paredes se hacen las desentendidas, pasivas
Mientras el eco de la casa, huye por la envidia
Nada es trágico, pues lo casual es parte del destino
Mas aun cuando tu cuerpo me habla a punta de gritos
Reina la oscuridad, ante la curiosidad de los vecinos
Pues el ventanal se convierte en vitrina de lo prohibido
El vigor en tus movimientos, es la virtud que me flecho
Tan buena terapia es el sexo, en la sala se lo comprobó

No hay comentarios: