miércoles, 6 de agosto de 2014

Nunca nos guardamos nada

Mis manos agarraron tus glúteos, con excesiva picardia
Nuestra piel ya estaba desnuda, y tu toda encendida
Me excita sentir como tu lengua lubrica atrevida
Mientras vas mordiendo la dura realidad que se avecina
Abundante humedad que nos inunda de sensualidad
Tus piernas se ablandan, bebo hasta mi sed saciar
Mis dedos destilan erotismo cuando juegan contigo  
Surgen conversaciones intimas, con lenguaje explicito
Tu cuerpo se eriza, pues se aturde al tenerme dentro
La tentación es inevitable, te lleno de todo mi sexo
Placer eres un delirio, tus gemidos estallan sin pausa
El coito se expresa rotundo, nunca nos guardamos nada.

No hay comentarios: