jueves, 30 de abril de 2015

Te encontré

En la víspera del acontecimiento supremo
Pronto tu boca se enviciaría de mis besos
La soledad se marcharía sin previo aviso
Tú serías Eva, y yo Adán, en el paraíso
La vida se puso generosa, te haría alucinante
La atracción se volvería ilustre, en un instante
Noches enteras en vilo, por conocer tu rostro
Por saber de tu aroma, por corroborarlo todo
Te imagine temperamental, pero dócil a la vez
Con habilidad para apaciguar, tenerme a tu merced
Eres el vínculo emocional, de la fantasía al placer
La espera no fue eterna, persistí y te encontré.

No hay comentarios: