domingo, 25 de octubre de 2015

En tu dormitorio

Se rompe el pacto, hay secretos que se deben contar
Es necesaria la narrativa, cuando se vive no se debe olvidar
En tu dormitorio se originaron las aventuras más audaces
Pues mi boca hizo el camino, tan perfecto hasta mojarte
Húmeda y yo bebiendo de tus entrañas, perturbándote
Para que montes como perversa, gritando como salvaje
Tu cuerpo siempre fue, ese incendio desmesurado
Y yo tantas veces me queme, comiendo ese bocado
Pero el deseo es así, como tu desnudez testaruda
Como tu mano caliente, que agarraba mi envergadura
Susurrando mi nombre, estallando de robusto placer
Destilando lujuria, pidiendo hacerlo una y otra vez.

No hay comentarios: