domingo, 13 de diciembre de 2015

Historias sin finales

Te invente de un compendio de historias sin finales
Para solventar el vacío que me sacaba de mis cabales 
Fuiste la artífice en esta secuencia ininterrumpida
Tanto escaparate tuvo como resultado tremenda huida
Aquel momento del ultimo suspiro llegaste rebosante de aire
Todo volvió a su ritmo gracias a tu boca, no se lo digamos a nadie
Eras una especie de terapia, pues tu ritual traía armonía
Más allá de cada caricia confabulada, nunca tuviste prisa
Contigo podía cerrar cada capítulo, y leer esas páginas en blanco
Entender lo confuso del destino y reírme de todo lo que me hacía daño
Fue certera mi corazonada, la decisión de perderme en el olvido
Y tan acertada la escabullida, para volver con paz y agradecido.

1 comentario:

Gladys dijo...

Hola querido poeta hacía mucho que no te leía, hermosas letras como siempre creo que todos tejemos historias sin final.

Un abrazo grande feliz inicio de semana.