lunes, 21 de diciembre de 2015

La víctima y el depravado

Tienes toda mi atención cuando me hablas lento y relajada al oído
Son tus secretos los que me revelas, cosas que escucho y no concibo
Que me animan a vaticinar un encuentro catalogado como íntimo
Una invitación descabellada, suponiendo que tu eres ajena y yo prohibido
Pero aun así sabes moverte bien en el tablero, tu reina y yo peón
Te defino con la personalidad de una fiera, te queda bien la compañía de un león
Tienes una estrategia para cada juego, nada en usted es improvisado
Eres aquella chica meticulosa, que se viste de falda y trae el cabello largo
Que te gusta la mordaza, y esa soga para amarrar tus manos
Para en caso de algún descuido decir que fuiste víctima y yo un depravado
Pero a pesar de todo hacemos caso omiso de nuestra madurez
Donde el culto a tu cuerpo es la respuesta a todo, nos devoramos y hasta la próxima vez.

No hay comentarios: