martes, 15 de septiembre de 2015

El beso

Beso lentamente, como quien saborea cada detalle
Coleccionando todo suspiro, hasta llegar a dejarte sin aire
Pierdo la razón en tu boca, conmigo se porta  generosa
No mezquina ningún beso, tiene hasta actitud pecaminosa
Cuando muero resucito en tus labios, eres pasión engreída
La respuesta a mi sed, se calma en tu boca agradecida
Mi alma esta serena, mientras el verano pinta extraordinario y radiante
Soy como el poeta en pleno ensayo, puliendo sus letras hasta quedar flamante
Es esa fijación que tengo con tu boca, pues de ellas salen las palabras más tentadoras
Y mi estructura no es antisísmica, por eso cedo al terremoto que tu presencia me provoca
Basta con la sencillez de un beso, pues ellos abren o cierran capítulos

Como es el caso de nosotros, que nos seguimos besando con la inocencia de dos niños.