domingo, 28 de febrero de 2016

El árbol de mango

Encontrémonos bajo la sombra inmensa de un solitario árbol
Uno que nos abrace con sus ramas, que nos esconda de los humanos
Aquel lugar donde pasemos desapercibidos, nada nos hostigue
Donde pueda besarte las veces que quiera, al borde del limite
Cae el fruto sobre la tierra, ahora tu sabor es evidente a mango
Eres pulpa deliciosa, probándote siempre nos enviciamos
Tu piel melosa, es perfecta para disfrutarte con mi boca
Perdidos en un bosque, todas las poses te parecen jocosas
Atrevida e intrépida, no tienes vergüenza porque así te prefiero
Mientras fingimos ser felices, y damos paso al deseo
El humedal de tu cuerpo, da vida al campo de mi pasión
Donde florece la lujuria, donde nace fuerte la tentación.

1 comentario:

Gladys dijo...

Preciosos todos a sido un gran placer volver a leerte gran poeta, bellas romanticas tiernas letras.

Un abrazo feliz inicio de semana.