sábado, 23 de abril de 2016

Tus labios no llegaron a mi boca

Y sutil me estampas un beso en la mejilla, lleno de secretos
Llenándome el rostro de luz, inundando de duda mi intelecto
Las preguntas asoman pues tus labios no llegaron a mi boca
Y la otra mejilla quedo huérfana también, me siento un idiota
Más aun, cuando el esplendor de tu valentía te vuelve interesante
Queriendo uno romper el protocolo, o morder tu lado salvaje
Tomando la iniciativa, o esperando la réplica de una nueva sorpresa
Invocando la inmadurez, que salga a flote tu virtud coqueta
Ahora bien, no me hagas trampa que mis sabanas están limpias
Si vas a jugar sucio, que sea en el piso, o desbaratemos la repisa
Pero después de todo es auténtica tu osadía o tu disparate
No es error de cálculo, pues quisiste estar cerca y no fallaste.

No hay comentarios: