domingo, 14 de agosto de 2016

Fruta del erotismo

Me zambullo con atrevimiento por la tempestad de tu cuerpo
Gobernando lo indomable, sacudiendo hasta el impulsivo viento
Absorbiendo ferozmente tu vanidad, despojándote la firmeza
Desnudando con sabiduría, el estorbo que esconde tu belleza
Arrasando tu piel, con la fricción metodológica de lo irracional
Institucionalizando una caricia, que retumbe profundo en lo sensual
Mientras los ánimos caldean, tu voluntad se quiebra en pedazos
Abriéndose toda puerta, donde tu obscenidad termina en mi regazo
Cortejo seductor, que humedece tus riberas de caudaloso líbido
Atravesando las fronteras, penetrando por la matriz del peligro
Censurando todo episodio, que termine con un panorama lascivo
Donde el placer es un estímulo, y tu voluptuosidad fruta del erotismo.

No hay comentarios: