sábado, 1 de octubre de 2016

El rastro de la lujuria

En tu espalda he dejado el rastro de la lujuria
He desatado sobre ti, la indecencia testaruda
Tomando tu silueta, al compás del erotismo
En la postura perfecta, la fricción es mi vicio
Mi mano se enreda, en tu cabello complicado
Excitante descontrol, eres el mismísimo pecado
Te regocijas en cada azote, contigo me arrebato
Pierdo mi jurisdicción, cuando lo meto y lo saco
En el juego de la pasión, soy un transtornado
Un sinverguenza exhibicionista, salvaje y agitado
Lamiendo todos tus labios, probando y provocando
Tus gemidos, tu jadeo, tu clímax, mi orgasmo.

No hay comentarios: