sábado, 1 de octubre de 2016

Tu decisión

Te extrañaré, pero me marcho porque fue tu decisión
Las noches ya no erán eternas, ni era abundante el color
No renuncié, aunque la herida fuera grande, como el dolor
Reemplazando lo ingrato por esperanza, esparciendo pasión
Besando una boca que antes mordía mi piel, pero ya olvidó
Que este fuego incendiaba su cuerpo, quemaba su interior
Mis manos quedarón huérfanas, pues su musa está en negación
Y hay caricias que no llegarón a su destino, pero siguen en stock
Me siento un ser inerte, envuelto de nostalgia y con justa razón
Tantas madrugadas desvelados, llenos de erotismo y fuego abrazador  
Es conmovedor como un día estamos y mañana posiblemente no
Pensar que tocamos el cielo, y en el limbo juraste, que esto era amor

No hay comentarios: