martes, 18 de octubre de 2016

Tu picardía me somete

Estamos en ese momento en que tu ropa es un estorbo
Siendo tan bella desnuda, no hay mejor caricia que un elogio
Mientras te observo, mi mirada te despoja de lo innecesario
Para abrazar tu cuerpo, y luego hacer el amor sin intervalos
Eres como el chocolate, el vicio que no lo dejo relegado
Porque tu piel es aquel manjar, que me tiene desequilibrado
Tengo entre ceja y ceja, el placer que fabrica tu movimiento
Tenerte sentada en mis piernas, contorneándote sin respeto
Toda esta sed que tengo de ti, la calmo cuando eres indomable
Nada te avergüenza, contigo debo ser avispado, materia salvaje
Y tu sensualidad me antoja, me ruboriza y te busco nuevamente
Auqnue tenga dominio de la situación, es tu picardía la que me somete.