domingo, 31 de julio de 2016

Detonante

Para que la luz, si en la oscuridad eres rebeldía
Para que la virtud, si en el pecado eres llamativa
Para que la mesura, si en el exceso eres dominante
Para que la inocencia, si en la lujuria eres tajante
Para que la calma, si en la pasión eres salvaje
Para que la compostura, si en el sexo eres adorable
Para que el pudor, si en el erotismo eres incuestionable
Para que la madurez, si en el vicio eres envidiable
Para que la prudencia, si en la locura eres amante
Para que la delicadeza, si rústica eres tan elegante
Para que el afecto, si neutral eres cautivante
Para que la sobriedad, si inspirada eres un detonante.

Guayaquil de Rubira

Al manso yo lo veo atrevido, atento y expresivo
Que acaricia a una ciudad con la que ha convivido
Me parece el joyero que pule con amor a su perla
Que la conquista, enamora y la hace más bella
Es un romanticismo que perdura, colorido y latente
Que va desde el faro hasta las exclusas, se lo respira en el ambiente
Guayaquil de Rubira, su folckore en una melodía
Donde la brisa desnuda su franqueza y valentía
El Guayas es un río con temple, tiene aires de galán
Que seduce a la citadina, con esa fusión de antaño y modernidad
La urbe que se emociona, y Olmedo se sienta para admirar
Como los poetas escriben, cautivando al transeúnte, a la sociedad.

Imagina mi hombro

Imagina mi hombro como un lugar de descanso
Donde puedas hacer una parada, dejar tu llanto
Depositar tus vibras negativas, darle color a lo abstracto
Llenarte de fuerza, tomar el impulso que sea necesario
Imagino mi hombro como un espacio para serenarte
Para ver la realidad de otra manera, poner los puntos finales
Pilar que te sirva de apoyo, una salida de emergencia
Ser el segundo aire, que anule toda negligencia
Imagina mi hombro como un sitio diferente
La llegada a un puerto seguro, que te hace independiente
Que tras nadar por aguas turbulentas, es la orilla tranquila
Donde la tragedia se anula, y toma lugar una sonrisa divertida.