sábado, 3 de septiembre de 2016

El número exacto de tus pecas

Aveces me gustas tan enigmatica, como el cabello que tapa tu cara
Guardando tantos secretos, que no quiere revelar tu mirada.
Mi mano desvela la sombra que esconde tu singular rostro
Y siempre beso esa mejilla tuya, que me trae tan loco
Sin despegar toda la atención que me produce tu boca
Esos labios envueltos de soledad, merecen otra historia
Quisiera tantas cosas, pero me basta con una caricia dispersa
El contacto esfìmero de tu piel, es suficiente para este poema
Pero te admiro de varias formas, pues me complace que seas completa
Podría sentarme a mirar, y contar el número exacto de tus pecas
No es delito acercarme lo suficiente, pero la fricción es traicionera
Más cuando tus palabras me tienen en vilo, y el respeto se arriesga.

Ya se lo dije a tu piel

No hay placer más grande que abrazarte hasta que la noche nos abandone
Así como el de besarte tanto, sin importar que nos vieran los peatones
En fin, imagina acariciarte demasiado, hasta quedar sin huellas dactilares
Desde el día que te ví, fuiste el fármaco que sano todos mis males
La adicción que causó el alboroto y descontrol, desmoronó lo planificado
Lo bonito de tu aparición, fue sin duda que dejas para siempre un legado
Quisiera poder decir más, pero lo que siento ya se lo dije a tu piel
De tal forma que mi sentimiento siembre su fruto, el nuestro como debe de ser
Hay motivo de sobra para sonreir hasta que se extinga la vida
Aunque la llama no se apaga ni con agua, más la lluvia enciende hasta la poesía
Me gusta fantasear contigo cuando cierro los ojos,  es que tu vibra lo hace inevitable
Mis pensamientos toman por la fuerza a la razón, es indicador de lo deslumbrante.