domingo, 1 de enero de 2017

Un par de nalgadas

Es inevitable esta caricia mía tan extravagante
Yo la llamo intrépida, y con fuerza va marcándote
Lleva una dosis de excitación, una pizca de arte
Un fetichismo para el adicto, y tu cadera danzante
Es la sensualidad, la química de dos polos opuestos
Una sonrisa traviesa, y mi mano dejando su sello
Pues hay tanto detrás de un par de nalgadas, erotismo
Es el  juego de un entusiasta, sinvergüenza y atrevido
Con vehemencia, es el verso que dejo en tu trasero
Y lo repito, pues el poeta marca con prosa su terreno
Así soy yo, el cuerdo que festeja con locura el amor
Libido escandaloso, este deseo sinónimo de descontrol.

No hay comentarios: